¿Cómo aplicar la base de maquillaje?

¿Cómo han estado chiquillas? Hoy les traigo un tema del cual hace tiempo quería escribir, y me acordé hace poco conversando con mis amigas del gimnasio:

Pucha, es tan complicado aplicar la base; hay tantas alternativas que siempre me confundo y no sé cual usar, y peor, no sé cómo hacerlo!”.

Esas frases son súper normales, sobre todo para las que recién empiezan a maquillarse, se maquillan poco, o solo para ocasiones especiales. Pero no se preocupen! A continuación les explicaré todo lo que necesitan saber para aplicar la base de maquillaje correctamente.
Básicamente, existen tres tipos de herramientas para aplicar base: brochas, esponjas, y los dedos y la elección dependerá en gran medida de: la fórmula de la base (líquida, cremosa, compacta, mousse, etc), de la cobertura que queramos lograr, y el tiempo del cual dispongamos para maquillarnos.

Acá les dejo algunos ejemplos de los principales utensilios disponibles en el mercado para aplicar base. En todos los casos utilicé la misma cantidad de base (solo una gota del tamaño de una lenteja) en una superficie lisa:

Brocha plana o “lengua de gato”: Es la clásica brocha para aplicar base, y que más de alguna de ustedes ha visto por ahí, en algún tutorial, en el cosmetiquero de una amiga, etc. Son sintéticas, por lo que no absorben producto y sirven para aplicar casi cualquier tipo de base (a mí en lo personal me gustan mucho para aplicar bases líquidas). En general la aplicación es bastante fácil y rápida, con un movimiento de arriba hacia abajo (igual como si estuviésemos pintando un lienzo) y en la frente con movimientos horizontales desde el centro hacia afuera. Si quedasen algunas líneas marcadas, se pueden difuminar con la yema de los dedos. Una de mis favoritas es la brocha plana de Natura.

Brocha tupida: De este tipo hay algunas que son planas (como la que les muestro en la foto), y otras más redondeadas. En general son ideales para aplicar bases más cremosas o pastosas, obteniéndose una cobertura media a alta. Yo la utilizo con movimientos circulares para lograr el máximo de cobertura sin que se vea falso o con efecto máscara. Mi favorita, y la que uso todos los días, es la brocha F80 de Sigma.

Brocha ovalada o tipo cepillo: El uso de este tipo de brochas ha ido en aumento.Yo las he visto con y sin mango, pero independiente de eso sus cerdas son muy tupidas y se puede obtener una cobertura media a alta. Es ideal para uso con bases cremosas. Al principio no es muy fácil usarla, pero una vez que le agarran la onda no la podrán dejar. La aplicación es con movimientos suaves en diagonal de arriba hacia abajo, igual como si estuvieran cepillando la piel. La brocha que yo tengo la compré en Aliexpress.

Brocha de fibra duo, mofeta o “Stippling brush”: Es ideal para una cobertura ligera y un acabado natural. La gracia es que tiene dos tipos de fibras: unas más cortas y densas y otras más largas y separadas, para obtener ese efecto “aireado”, casi como si no estuviesen usando base. Se pueden usar con bases líquidas o cremosas (incluso sirven para aplicar rubor en crema) y la técnica para aplicar la bases es ir haciendo un movimiento de apoyo en la piel seguido de movimientos circulares para difuminar el producto y que no queden marcas. Una de mis favoritas es la stippling brush de Real Techniques.

Esponjas: Actualmente existe una infinidad de modelos, marcas y precios de esponjas para aplicar base de maquillaje. Las hay desechables, de más de un uso, redondas, ovaladas, en punta, pequeñas, más grandes, etc. Sea cual sea el tipo de esponja, hay una característica que todas comparten: absorben mucho producto, por lo que el acabado va a ser más ligero (un tip para evitar que la esponja absorba demasiado producto es humedecerla y retirar el exceso de agua antes de usarla para aplicar base) Quizás las que no están acostumbradas a usar esponjas se van a demorar un poco más en aplicar la base, pero también es cosa de dar con la técnica personal. Yo la uso presionando levemente la esponja en la piel, con movimientos repetitivos y rápidos, y difuminando cualquier marca que haya quedado. También sirve para difuminar correctores. Mi favorita de todas es la Miracle Complexión Sponge de Real Techniques.

Los dedos: También se puede aplicar la base con la yema de los dedos, y no está mal! Esta es la opción más económica y cada una puede adaptar su propia técnica, concentrando la aplicación del producto donde más se requiera y obteniendo distintas terminaciones. Mi consejo es hacerlo con las manos limpias y secas, y difuminar con la yema de los dedos, para que no queden marcas de huellas digitales en el rostro. También es importante difuminar el producto por el cuello para evitar el efecto máscara.


Como pueden ver, las opciones son variadas, y pueden invertir en alguna de ellas dependiendo del resultado que anden buscando.

Lo que si les puedo decir es que ninguna técnica es mejor que otra, cualquiera es válida, solo tienen que atreverse a probarlas y encontrar la que mejor se adecúe a sus necesidades.
Y ustedes ¿Cómo aplican la base? ¡Cuéntenme!

Patricia Diaz

Columnista

38 años, Bioquímica, dog lover y maquilladora. Me declaro fanática de las paletas de sombras y del maquillaje para definir las cejas. También bailo salsa rueda de casino. Mi tipo de piel: mixta – grasa. Principales preocupaciones: antienvejecimiento, poros, definición de cejas y larga duración del maquillaje. Mi rutina favorita? Maquillaje de 5 minutos! Es cosa de dejar todo seleccionado y a la mano y divertirse practicando!

  • Guiselle Jamett

    Interesante columna, yo ocupo la lengua de gato gracias a tu orientación y es muy cómoda de utilizar!!! Gracias

    • Patricia Díaz Quezada

      Gracias Guise por tu comentario! me alegro que te hayan servido mis tips 🙂