Cuello: Del olvido al protagónico

Para comenzar esta columna, tengo que hacer una confesión: soy la mujer sin cuello.

Así de simple. En general, las pocas veces que recuerdo que tengo cuello, es al momento de verificar que no exista diferencia de tonalidad, una vez aplicada la base, entre la cara y el pobrecito, pero no lo hidrato seguido, no aplico bloqueador y jamás había escuchado hablar de que existían ejercicios para evitar la flacidez.

Supongo que hasta hace poco ni siquiera pensaba en que el cuello se volvía flácido, pero a mis 31 años estoy en una verdadera cruzada por revertir el daño y por mejorar los hábitos para el futuro.

Así que en la entrega de hoy, les señalaré las principales características de la piel del cuello, los cuidados especiales que requiere, y los productos conque podemos regalonearlo. Comencemos.!!!

¿Cuáles son las características de la piel del cuello?

• Es extremadamente delgada. Esta es su principal característica, y es que esta zona carece de tejido adiposo, por lo que la diferencia con la cara se aprecia fácilmente. De hecho, si tiras con una mano la piel del cuello y con la otra la de la cara notarás de inmediato la diferencia de grosor. Al ser muy fina, los signos de envejecimiento se manifestarán primero en esta zona.

• Tiene menos fibras de colágeno. A diferencia de lo que ocurre en el rostro, el cuello produce poquísimo colágeno, y en algún punto de los 30s lo deja de producir del todo, por lo que le resulta difícil permanecer firme y las arrugas profundas se notarán ya a partir de los 35-40 años. Además, los surcos serán tres veces más profundos que los de la cara.

• Carece de folículo piloso. Por lo anterior, las glándulas sebáceas serán menos que las de la cara, y eso hace que la piel del cuello esté siempre seca. De hecho, aunque tengas la piel del rostro muy grasa, la del cuello permanecerá siempre seca y tendrá tendencia a la deshidratación.

• Es un área curva. La gravedad se manifiesta sin piedad, y toda la piel que hasta los benditos 30 se mantenía firme, cae para transformarse en piel suelta, lo que también se ve favorecido por la menor producción de estrógenos que experimentamos las mujeres a partir de los 30 (Yo en este punto ya estaría corriendo a aplicarme crema).

¿La piel del cuello requiere de cuidados especiales?

Primero debemos responder a esta pregunta señalando que debes replicar en el cuello tu rutina de cuidado del rostro, es decir, debes desmaquillarlo, usar un tónico o agua micelar para equilibrarla, aplicar crema hidratante, y al aplicar bloqueador en el rostro debes extenderlo al cuello.

Esto como mínimo, pues el cuello sí requiere de cuidados especiales, ya que como te mencioné anteriormente, es una zona muy seca, delgada y con tendencia a la flacidez, incluso peor que la cara, por lo que siempre requerirá una ayudita extra.

¿Qué tipo de productos se deben aplicar en el cuello?

Al establecer tu rutina de belleza para el cuello, debes enfocarte en los dos grandes problemas: flacidez y sequedad.

Si todavía estás joven y tienes la fortuna de tener un cuello de cisne, de todas maneras (y aunque aún no lo utilices en el rostro) te recomiendo aplicar una crema antiarrugas, pues te permitirá mantener la zona hidratada y se incrementará la producción de colágeno, por lo que pospondrás las arrugas profundas.

Si ya estás en los 30s, te repito que ya dejaste de producir colágeno en dicha zona, por lo que urge aplicar una crema reafirmante o con efecto lifting sagradamente mañana y noche.

A partir de los 40, la recomendación es continuar con cremas tensoras y que uniformen la piel, eliminen manchas y la vuelvan más tersa.

Si tienes mucha papada, y considerando que se trata de una zona donde la grasa se acumula con facilidad, puedes aplicar una crema anticelulítica para reducirla.
Además, cada vez que apliques un sérum, una ampolla y te exfolies la piel de la cara, debes extender el tratamiento al cuello


Finalmente, no debes olvidar jamás aplicar protección solar en esta zona (extiéndelo también al escote) pues el mentón no alcanza a dar toda la sombra necesaria y lo deja igual de expuesto que la cara. Recuerda que no hay nada que delate más la edad que las manchas solares.

¿Cómo se aplican los productos?

Si en la cara lo debes hacer en movimientos circulares hacia arriba; al aplicar los productos en el cuello, debemos en movimientos lineales de abajo hacia arriba, pues recuerda que la idea siempre es trabajar la firmeza y evitar que la zona caiga.

¿Otras opciones?

Aquí te propongo ejercicios que te pueden ayudar a fortalecer la musculatura del cuello. En este caso concreto, y para mantener a raya la papada, debes poner tu lengua en el paladar, y echarla hacia atrás. Contraer durante 10 segundos (si lo haces bien inmediatamente debes sentir que el cuello se tensa) y relajar. Para comenzar te recomiendo 5 repeticiones en 3 series. Si, como las del gimnasio.

Luego intenta tocarte el mentón con la lengua entre 12 y 15 veces, y luego lo mismo pero con la punta de la nariz. Muy fácil y rápido.

Además, la recomendación es a prestar atención a la postura, pues la idea es que el cuello no esté muy tirante, así que si por ejemplo estás durante todo el día sentada en tu trabajo, intenta mantenerte lo más derecha posible y evitar enviar el mentón hacia adelante.

¿Más radical?

Si ya te das por vencida y consideras que requieres soluciones más definitivas, el mercado te ofrece:

• Microinyecciones de vitaminas, áminoacidos y oligopéptidos: Estas inyecciones ayudan a mejorar la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico de la dermis, lo que permitirá la regeneración de la piel.

• Mesoterapia: Aquí dependerá de los resultados que busques. Si quieres reducir la papada, te infiltrarán la zona para reducir la grasa. Si quieres mejorar la tersura de la piel, te aplicarán inyecciones intradérmicas (generalmente con silicio orgánico) que permitirá la restauración de las moléculas de colágeno y elastina, lo que mejorará el aspecto de las arrugas.

• Radiofrecuencia: Son radiaciones electromagnéticas que aplicadas en el cuello estimulan la producción y regeneración de nuevo colágeno, lo que posibilitará que tu cuello se vea más firme.

• Lifting: La opción más dramática de todas es el lifting, que básicamente es una cirugía en que el médico te realizará incisiones, retirará el exceso de piel, estirará la restante, y la fijará con la ayuda de suturas (cervicoplastía). Si eventualmente tienes exceso de grasa en la zona, el médico primero aspirará la grasa para continuar con el estiramiento de la piel.

Como siempre, te recomendamos ser constante y no desanimarte. Si todavía estás en tus 20s, la recomendación es a prevenir, concentrándote sobre todo en la aplicación de productos que mantengan hidratada la zona.

Si ya estás en los 30s, recuerda que el énfasis se lo debes dar a la pérdida de firmeza, por lo que te recomiendo cremas reafirmantes.

Si ya estás en los 40s o más, enfócate en productos antienvejecimiento más potentes y que a la vez uniformen el aspecto de tu piel.

Y no hagas como yo, no te olvides de esta delicada zona, no por nada las marcas siempre te dicen “aplican en cara y CUELLO”.

¿Sabías que el cuello era así de delicado y que requería tantos cuidados?

Gabi Ugalde

Columnista

32 años, abogada y fanática del maquillaje. Piel mixta-grasa. Preocupaciones: imperfecciones, manchas y brillos. Productos imprescindibles: labiales, correctores y polvos compactos. Creo en un maquillaje simple, que destaque nuestro mejor rasgo, pero con la piel siempre de protagonista.