Make up Artist: Raúl Flores

En esta ocasión, les quiero resumir el trabajo de un joven maquillador chileno (porque como dice el slogan “si es chileno, es bueno”), que paso a paso fue haciéndose  un lugar y nombre en la escena nacional gracias a su estilo innovador, no temerle al color y a exaltar la belleza femenina.

Raúl Flores no siempre fue de esos que supo que vivía y moría por el maquillaje. Por el contrario, al salir del colegio entró a estudiar Diseño Industrial en la Universidad de Chile, carrera que abandonó porque no le gustó, y luego estudió para ser laboratorista dental, pero tampoco terminó.

Descubrió el mundo del makeup de forma casual, cuando hizo de modelo para una amiga que estudiaba maquillaje en Levinia Manfredini. Le gustó tanto la experiencia que se decidió a estudiar en el mismo centro.

Posteriormente trabajó en MAC Cosmetics, y en su tiempo libre participó en editoriales y producciones de moda. Como todo en este mundo se trata de constancia y contactos, Raúl comenzó a participar en más y más producciones, pues todos estaban maravillados por su trabajo.

En el intertanto aprendió a peinar, lo que lo convirtió en objeto del deseo de las productoras de moda, pues la misma persona hacía el trabajo y era más fácil mantener la estructura de las fotos. Al final, dejó MAC (con quienes conserva una excelente relación; hasta el día de hoy le envían las últimas colecciones de maquillaje y gran parte de su maleta de maquillaje es de la reconocida marca) y se lanzó cien por ciento al maquillaje social y editorial, pero libre como el viento.

Creo que tiene un estilo bien definido, dependiendo de si se trata de producciones fotográficas o si es un maquillaje social. Para las primeras siempre se decanta por colores intensos, formas geométricas y un aire medio tech. Para el social suele resaltar la belleza natural de las personas y se inclina por colores más neutros, una piel de porcelana y no alterar la esencia de la modelo.

Mis producciones favoritas son las que hizo para la RevistaMujer en “El Encanto de lo Divino” en que realizó cinco maquillajes inspirados en la Costa Amalfitana, destacando a la perfección lo que yo imagino siempre cuando pienso en ese lugar (del cual por cierto estoy a quince minutos…no me envidien): colores turquesas como el agua, el amarillo de los limones y el dorado del sol;

Y “White and Gold” para Revista Detalle, en que logró un maquillaje digno de la reina de las nieves: una piel perfecta y blanquísima, un delineado superior negro y uno inferior blanco, y los labios rojos para contrastar la gama cromática; y “Birds” (foto más abajo) en que utilizó colores turquesas como sombras, pestañas falsas y eternas que evocan las plumas de los pájaros en colores negro y calipso con una piel blanca para un dramatismo supremo, que te hace recordar “El Cisne Negro”, pero en versión de colores.

Ha maquillado a Alessandra Ambrosio, Mayte Rodríguez, Tonka Tomicic, Josefina Montané y a cuanta modelo se puedan imagina. Aunque sin lugar a dudas, su gran logro ha sido maquillar a Carola de Moras en todas las ediciones del Festival de Viña en que ha participado como animadora, desde el año 2014.

Raúl lo ha reconocido como el desafío más importante en su carrera profesional por toda la atención que se volcó sobre su trabajo y que sin duda, terminó consolidándolo como uno de los maquilladores más reconocidos en nuestro país.

Una de las cosas que llama la atención de su trabajo, es que no solo maquilla para embellecer, sino que puede hacer aparecer moretones, cicatrices, heridas en carne viva y cuanta cosa dark exista, lo que lo hace un Makeup Artist muy completo y sobre todo versátil.

Fuente foto superior izquierda: flickr.com/photos/qi_atelier

Estoy segura que seguirá cosechando éxitos con su detallista e innovador estilo. Las invito a conocer más de su trabajo en:
Instagram: @raulflores
Flickr: biteandscratch

Gabi Ugalde

Columnista

32 años, abogada y fanática del maquillaje. Piel mixta-grasa. Preocupaciones: imperfecciones, manchas y brillos. Productos imprescindibles: labiales, correctores y polvos compactos. Creo en un maquillaje simple, que destaque nuestro mejor rasgo, pero con la piel siempre de protagonista.