Minimalismo en el maquillaje

Hace ya un año aproximadamente, comencé a averiguar acerca de cómo minimizar mis pertenencias de belleza, centrándome en lo que realmente me encanta y me despierta alegría. Leí el famosísimo libro “La Magia del Orden” de Marie Kondo, y cambió mi perspectiva totalmente.

Todo esto nació debido a que cuento con un espacio reducido para almacenar mis cosas, y además lo comparto.

Estaba llegando a un punto de desborde total y desorden sin control que se estaba volviendo angustiante.

Aprendí algunas cuantas cosas y me gustaría darte algunos tips, sobre todo en lo que respecta a maquillaje. Para adictas como yo es un punto sensible, y considerando que tienen fecha de vencimiento, la idea es aprovechar al máximo los productos que tenemos, sobre todo si has invertido una fortuna en ellos.

Dale a tus productos más de un uso

Puedes utilizar sombras como rubor o iluminador, o aprovechar tu polvo bronceante para darle profundidad a tu ojo. Al darles más de una función, obviamente vas a aprovechar mejor toda la potencialidad que pueden ofrecerte.

Revisa por tipo de producto todo lo que tienes

Cuesta ser consiente de todo lo se tiene, ya que una suele ocupar siempre los mismos productos, dejando varios en el olvido al fondo del cajón. Te invito a que hagas el siguiente ejercicio: por ejemplo revisa todos tus rubores, ponlos sobre una mesa y conserva sólo aquellos que realmente te despierten felicidad y ganas de usarlos.

Prueba los productos antes de comprarlos

Si no estás segura, no compres impulsivamente, prueba primero lo que tienes ganas de  comprar y luego decide. Muchas veces me ha pasado que una vez que siento los productos en mi piel ya no me parecen que valgan tanto la pena como para comprarlos, o quizás sean parecidos a algo que ya tengo.

Prueba hasta que encuentres tu estilo

Si ya tienes un estilo de maquillaje definido es más fácil saber qué cosas te hacen falta o en cuáles quieres invertir más. Por ejemplo, si te gustan los looks más naturales probablemente no es realista comprar una paleta de sombras de colores neón, porque en la práctica le darás poco uso. Muchas veces una cae en la red de la compra pensando que “en alguna oportunidad podría servirme”, pero luego de adquirirlo, de verdad, no lo usas.

No abras un producto mientras no se te haya acabado otro similar

Esto es algo que recomiendo, sobre todo para los productos en crema o líquidos que su duración tiende a ser menor. A veces una se aburre y abre otra base, por ejemplo, y finalmente empiezas a dejar de lado una más que la otra y corres el riesgo de que se eche a perder. Con esto también te aseguras tener consciencia de cuánto te duran los productos realmente.

Ordena tus productos de forma que puedas verlos todos

Una de las recomendaciones de Marie Kondo es almacenar todo de forma que pueda ser visible, accesible y así no olvidar la existencia de ninguno de ellos, sólo por el hecho de estar desordenados o apilados.

No acumules repuestos

Sea porque encontramos una buena oferta o porque simplemente creemos que es necesario, compramos cosas para tener cuando se nos acaben las que estamos usando.

Muchas veces me ha pasado esto, y cuando llega el momento de usarlos ya no tengo los mismos deseos que cuando los compré, a veces me dan ganas de poder probar otras cosas, o simplemente me aburrió y ahí tengo esperándome otro ejemplar.

Si te gusta probar, prefiere muestras o versiones pequeñas

Esto lo he practicado y realmente me ha resultado fascinante, ya que además de gastar menos, puedo vivir la experiencia de testear el producto, decidir qué tanto me gusta y luego de terminarlo ver si realmente invertiría en el full size. Además te permite probar más variedad.

Esos son mis tips. Me ha costado mucho limitar mis compras en este tópico, pero ahora que realmente escojo de manera consciente, siento que disfruto mucho más el proceso y le doy más valor a todo lo que tengo.

Y tú, ¿tienes algún tip para no acumular cosas?

María Paz Muñoz

Columnista

29 años, Tecnólogo Médico en Radiología y Maquilladora. Me encanta conocer nuevos productos, tanto para maquillar como para cuidar la piel. Me fascinan los labiales y los rubores. Soy feliz practicando Pilates y viendo series. Mi tipo de piel es: seca. Mis preocupaciones son: hidratación, antienvejecimiento, protección solar, y larga duración del maquillaje.