¿Cuál delineador es para mi?

Tantos tipos de delineadores hay, que a veces es difícil elegir el que más te conviene. Hoy quiero que conozcas los principales formatos que existen y aprendas sus pros y contras para descubrir cuál sería tu ideal.

El orden en que te los presento va pensado desde el más fácil de manejar al más complejo, además de menor a mayor intensidad.

Delineador en sombra al agua

Así es, aunque no lo creas, con un poco de agua y tu sombra habitual (ojalá mate) puedes hacer maravillas. Solo moja un  poco el pincel biselado, lo untas en la sombra y mezclas en el dorso de tu mano hasta que se forme una fórmula pastosa (no tan líquida) y luego a delinear.

A favor: es la mejor manera de experimentar con el delineador si nunca lo has hecho (además del lápiz, eso no cuenta jaja). Si te equivocas, puedes borrar fácilmente el error. Es ideal para usarlo bajo las pestañas inferiores, sobre todo si quieres jugar con color, sea definido o un borrón.

En contra: si bien una vez que se seca queda en su lugar, no es de larga duración ni a prueba de agua, por lo que si ese es tu tema, este tipo de delineador no es para ti.

Delineador en lápiz

Un clásico en el cosmetiquero de las chilenas, todas tenemos uno dando vueltas hace años 🙂 Existen versiones de acabados más secos, otros más cremosos, en punta tradicional como lápiz de color y en punta retráctil.

En general este tipo de delineador es que se usa por excelencia en la línea de agua o por dentro del ojo. En color oscuro, para almendrar, intensificar el maquillaje y achicar los ojos. Y bonus track mi favorito, el color piel, para agrandar los ojos e iluminar la mirada.

A favor: uso ideal para delinear por dentro del ojo, sea para agrandar o achicar. En fórmula cremosa, es la base perfecta para crear un smokey eyes.

En contra: dentro del ojo dura poco tiempo, a no ser que optes una fórmula especial de larga duración. Para usarlo como delineador sobre las pestañas superiores no es el más indicado pues por su punta tiende a quedar una línea discontinua más que recta. En este caso, te recomiendo cualquiera de los otros tipos, excepto este.  Delineador en formato plumón (o líquido)

Hace años que no uso delineador líquido, y es que creo que el plumón ha venido a reemplazarlo. Es como un lápiz scripto, con la punta bien fina y definida. Su acabado por lo general no es 100% mate, tiende a terminar un poco brillante.

La clave para usarlo, creo yo, es estirar SUAVEMENTE el párpado hacia la sien y deslizar la punta en forma horizontal, siguiendo el sentido de línea de las pestañas. Deja la punta para un delineado gráfico, no para delinear de manera perpendicular, te va a costar más.

A favor: es más intenso en pigmento que los dos anteriores por lo que define y enmarca mejor la mirada. Por su punta es ideal para hacer un cat eyes o cualquier delineado gráfico que quieras.

En contra: el salto del delineador en lápiz a este, te puede costar un poco, pero no es imposible. Manejarlo requiere un poco de práctica y precisión.

Delineador en gel

A estas alturas creo que ya es un clásico, sobre todo para maquilladores. El típico formato es un contenedor de vidrio y la fórmula se parece a la pasta para lustrar zapatos en versión mini, con acabado opaco por lo general.

A favor: es el tipo de delineador con mayor duración y anti borrones. Se mantiene en su lugar todo el día. Si se te tiende a correr el maquillaje, este es tu delineador. Es un buen formato para lograr el delineado cat eyes o cualquiera ultra preciso, pues al usar el pincel, puedes ir de a poco dándole la extensión y forma que quieras.

En contra: es, creo yo, el más difícil de manejar porque hay que tener buen pulso, además de manejar el uso de un pincel adicional, pero si lo logras, vas a estar feliz con el resultado! Es un producto muy sensible a secarse, por lo que tienes que tener cuidado de cerrarlo a medida que lo vayas usando.

En resumen, te recomiendo
Para delinear sobre y bajo las pestañas con un trazo definido: todos menos el lápiz.
Para delinear por dentro del ojo: delineador en lápiz.
Para hacer un smokey eyes: delineador en lápiz y gel.
Para hacer un cat eyes: delineador en gel y plumón.
Para definir y enmarcar los ojos de manera preciso y sutil: plumón o gel.
Su buscas larga duración: delineador en gel.
Para iluminar tu mirada y agrandar tus ojos: opta por todas las versiones de delineadores en colores claros y luminosos (por ejemplo, pigmentos, geles metalizados, etc)

Personalmente me quedo con el formato lápiz en color claro para agrandar mis ojos, el plumón para diario y el en gel cuando salgo. Como ves, puede haber uno para cada ocasión 😉

Laura Boettiger

Co-creadora del blog y maquilladora hace 9 años. Adicta a los labiales, primers, productos para las ojeras y el brillo. Edad: 33 años. Tipo de piel: mixta grasa. Preocupaciones en piel: brillo indeseado, hidratación, poros y firmeza.