S.O.S ¡Mi piel y el training no se llevan bien!

No soy partícipe de “operación verano”, beachbody y esos conceptos que nos motivan a cuidarnos “únicamente” en esta época, más bien creo que la clave es mantenerse consciente de cómo queremos vivir y que nos puede acercar a ello. En esa búsqueda, y tras bajar muuuuchos kilos en base a alimentación saludable y poquito ejercicio, decidí incorporar la variable del entrenamiento como algo más constante, siguiendo una conocida rutina de intensidad media-alta. Este training lo llevo a cabo entre 3-4 veces a la semana, y si bien mi cuerpo ha cambiado y se siente más vital y fuerte, mi piel no tuvo una reacción tan positiva.

s-o-s-mi-piel-y-el-training-no-se-llevan-bien-piel-cuerpo-rostro-pelo-int13

Para empezar, la piel de mi rostro es sensible, reactiva, mixta y con rojeces, factores que me obligan a mantenerme siempre alerta sobre sus cambios y complicaciones. En cuanto a la piel de mi cuerpo, es bastante seca.

¿Cómo ha influido el ejercicio en estos aspectos? En palabras simples, ha intensificado todos los aspectos críticos, que mi piel traía consigo desde antes. En este punto, es importante considerar que todos los cuerpos son diferentes, sin embargo, el aumento en el sudor y el roce, son factores ligados al deporte que sin duda afectarán en tu piel, de distintos modos. A continuación les cuento que he descubierto en esta relación compleja entre mi piel y el entrenamiento.

s-o-s-mi-piel-y-el-training-no-se-llevan-bien-piel-cuerpo-rostro-pelo-int5

1. Mantente hidratada, por dentro y por fuera.
El instructor de la rutina que realizo suele decir, que no hay que tomar agua cuando se tiene sed, hay que tomar ANTES. Y es una frase que podría ser una perfecta analogía para muchas cosas en la vida (#momentofilosófico). A lo me que refiero, es que debiésemos mantenernos hidratados siempre, como seres humanos que somos, y con mayor razón si estamos haciendo actividad física.

s-o-s-mi-piel-y-el-training-no-se-llevan-bien-piel-cuerpo-rostro-pelo-int6
Por ello, volví toda mi rutina de cuidado de la piel, un poco más hacia el extremo de la hidratación, como una forma de combatir la resequedad provocada por el sudor, y el roce de codos y rodillas en ciertas posiciones, además de intentar potenciar el efecto reafirmante del ejercicio sobre la apariencia de mi piel. En este caso yo incrementé mi ingesta de agua, e incorporé a mi rutina diaria algunos productos. Para el cuerpo, reemplacé mi hidratante común de cuerpo, por la Loción Reparadora richly REPLENISHING de Burt’s Bees, la cual es profundamente humectante gracias al Cupuazú y al Cacao. Para las piernas, comencé a utilizar la crema corporal Piernas Relajadas Anti-Celulitis de Nivea, esta fórmula no solo es muy ligera e hidratante, sino que además gracias a su efecto frío permite aliviar el cansancio de las piernas tras una rutina intensa de training (o una jornada con tacos). Y finalmente para el rostro reemplacé mi agua micelar por el tónico Aloe Calming Toner de The Body Shop, el cual alivia mucho mi piel luego de ejercitarme.

productos

2. Di ¡No! a las duchas calientes
Son tentadoras, especialmente para la mañana post-primer día de training, esa en que apenas puedes subirte el auto y ni hablar de escaleras. Justamente, las duchas calientes, suelen tener un efecto muy positivo sobre la relajación muscular. Sin embargo, su relación con la piel, no es tan beneficiosa. Los baños a altas temperaturas, suelen resecar la piel de manera profunda, haciendo que esta luzca más opaca, y se sienta tirante.

s-o-s-mi-piel-y-el-training-no-se-llevan-bien-piel-cuerpo-rostro-pelo-int2
En mi caso, los primeros días opté por duchas cálidas y relajantes, y mientras las disfrutaba rodeada de vapor, todo era perfecto, hasta que cortaba el agua, y mi piel se secaba prácticamente de modo automático, dejando mis mejillas cual Sahara. Entendí entonces, que debía optar por duchas tibias-frías, las cuales no solo me han permitido sentir mi piel más lozana, sino además dejan mi pelo más brillante.

3. ¡Qué vivan las brumas hidratantes!
Ligado directamente con el primer punto, hago referencia a las brumas no solo por su acción hidratante, sino por el efecto calmante que proporcionan. Después de los primeros días, empecé a notar que la piel del rostro me ardía un poco al terminar las rutinas y también minutos después de la ducha.

s-o-s-mi-piel-y-el-training-no-se-llevan-bien-piel-cuerpo-rostro-pelo-int14
No era nada terrible, solo era una sensación incómoda, donde deseaba sentir algo frío y/o húmedo de inmediato. Opté por utilizar agua termal fría, y el ardor desapareció. En ese sentido mis favoritas son Eau Thermale de Avène y Eau Thermale de Uriage. También me funciona llenar un pequeño dosificador spray con infusión de manzanilla, y mantenerlo refrigerado, listo para aplicar (aquí es útil recordar el post DIY de Sofía). Son pequeños actos que realmente han mejorado mi experiencia ejercitándome.

s-o-s-mi-piel-y-el-training-no-se-llevan-bien-piel-cuerpo-rostro-pelo-int3

4. Identifica accesorios que puedan ayudarte
Siempre creí que esos cintillos deportivos ochenteros-noventeros, solo eran necesarios si eras tenista o algo así. Sin embargo estas rutinas de intensidad media-alta, tipo insanity, crossfit, provocan tanta sudoración, que tenerlos no solo cobra sentido, sino se vuelve una necesidad. Justamente porque actúan como barrera contenedora del sudor, permitiendo que este no caiga en tus ojos y pestañas, lo que –por si no lo sabes- duele bastante.

5. Chao rutina de lavado de pelo, hola nuevos productos.
Aunque esto se escapa un poco del tema piel, creo pertinente compartirlo. Luché meses, para conseguir una rutina de lavado de pelo que me hiciera sentir cómoda, y conseguí acostumbrar mi cabello, a 3 lavados semanales. Sin embargo, cuando te ejercitas de manera profunda y el sudor hace lo suyo, es necesario incluir más lavados, o al menos, más frecuentes. Si bien esto me incomodó en un comienzo, he realizado algunos cambios, y hasta ahora, he mantenido mi pelo sano e hidratado.

Decidí lavarlo cada vez que fue necesario, lo que significa como mínimo 4 veces semanales, después de cada entrenamiento. Pero para evitar que se reseque, ya que se trata además de días seguidos de lavado, incluí productos que fuesen más hidratantes. Les puedo recomendar el famosísimo Mane ‘n Tail en su variedad Herbal Gro Olive Oil Complex, el cual hidrata bastante sin ser pesado. Y para medios y puntas, les recomiendo máscaras o productos intensos, que otorgen restauración en la fibra capilar y les permitan mantener el pelo sano y sedoso, como el acondicionador Argan Smooth de Creightons.

pelo

Por otro lado, evito usar mucho secador, lo utilizo en baja temperatura solo un poco en la raíz, y siempre aplico protector de calor en mi cabello previamente. Si considero que mi pelo no está sucio, solo un tanto sudado, lo enjuago con agua y poquísimo shampoo, y aplico máscaras hidratantes en medios y puntas, para nutrirlo y humectarlo. Son consideraciones sencillas, pero que me han permitido lavarme el pelo incluso todos los días en una semana, sin sentirlo reseco o dañado.

s-o-s-mi-piel-y-el-training-no-se-llevan-bien-piel-cuerpo-rostro-pelo-int9
Esta es mi experiencia tratando equilibrar mi piel con este cambio de hábitos, no sé cuánto tiempo dure mi motivación, pero al menos no permitiré que mi piel un tanto complicada, sea excusa para detenerme. Y ustedes, ¿Tienen algún cuidado especial para regalonear su piel en tiempos de training?

Quién es Javi Cid?
24 años, Diseñadora Industrial y maquilladora. Fanática de las sombras, labiales mate, la ropa, instagram, los gatos, los viajes, y el Emilio. Principales preocupaciones; el cuidado de la piel sensible, la rosácea, la hidratación y el control de brillos indeseados.
También la puedes encontrar en:
Instagram: @javicidmakeup

Make up Insiders
Make up Insiders

Post comunes por el equipo de Make up Insiders. Recuerda seguirnos por todas las redes sociales para no perderte ningún detalle de lo nuevo, lo in y lo mejor! :)

  • Fernanda Jofré

    Me encantó que tocaran este tema. Yo entreno de 3 a 4 veces por semana crossfit, pero nicaaa me lavo el pelo 4 veces a la semana. IMPOSIBLE.
    Hace unos meses acostumbré a mi pelo graso a ser lavado 2 veces a la semana, y ahora como entreno caleta me lo lavo hasta una vez. Que conste que no soy una asquerosa, ni huelo mal…fue un proceso larrgoooo para que mi pelito no se viera asqueroso..jaja.. Además tengo el pelo rosado, entonces más seco se pone si me lo lavo tanto (sin mencionar que se me va el color).
    Yo me di el tiempo de “enseñarle” al pelo que puede vivir sin ser lavado tantas veces, con el shampoo adecuado, un tratamiento bueno y el salvador shampoo en seco.

    Gracias por todos los tips!
    saludos 🙂

    • Javiera Cid Delgado

      Hola Fernanda, que bueno que te resulte bien tu rutina. En mi caso sudo MUCHO, no puedo dejar de lavarlo post ejercicio, porque es demasiao’. Lo importante es ir buscando que nos gusta y acomoda más. Graciar por leer y comentar ??

  • Josy

    Ufff yo tengo la piel muuuyyyy pero muuuyyyy sensible a prácticamente todo sobretodo en el verano ya que el sudor me trae problemas en mi piel, me salen granitos con tan solo un poco de sudor, así q imaginate con el ejercicio, he probado todo lo que dices ahí menos lo de las Duchas calientes, he probado hasta el cintillo que dices y eso me salvo mucho de que no me salieran granitos en la frente por culpa. Del sudor, ya q como dices atrapa este mismo y no deja q se esparza por toda mi frente y cara, me encanto su post y comparto totalmente todos los tips, y por último una pregunta… Donde puedo encontrar ese shampoo????? Saludos

    • Javiera Cid Delgado

      Ufff que complejas somos las que tenemos piel sensible! Pero que bueno que compartamos tips y experiencias. El shampoo lo puedes comprar por iHerb.com, o puedes pedirlo a alguien que viaje a USA. Que bueno que te gustó el post, gracias por leer Josy y por comentar. ?❤️