Sácate partido conociendo tus colores

 

¿Les ha pasado que un día, sin necesariamente estar más arregladas, les dicen lo lindas que están? Hay muchos factores que pueden determinar esto, pero hay uno que no siempre manejamos bien y es el COLOR. Muchas veces nos dejamos llevar por la moda y caemos en errores que poco favor nos hacen, más que nada por desconocimiento de nuestras propias características personales.

Así como todas las personas somos distintas y tenemos rasgos particulares, hay colores que nos destacan y hacen ver luminosas, pero también hay otros que nos hacen ver más opacas y cansadas. Conocer tus colores es como conocer tus rasgos y saber exactamente cómo sacarle partido a esa información es lo que vamos a aprender.

La primera gran división crea dos grupos de personas, las que tienden a tener tonos más cálidos y las que son más frías. En algunos casos es fácil definirlo sólo con mirar a la persona, pero tengo un par de formas de reconocer en qué grupo estamos:

Mira la parte interior de tus muñecas, donde se marcan más las venas. Si tus venas se ven de color azul, tu tonalidad es fría, y si se ven más verdosas, tus colores son más cálidos.

Otra forma de reconocer nuestros colores es haciendo una prueba con collares. A las personas que les quedan mejor las joyas color plateado, son de tonos fríos, al contrario, a quienes les quedan mejor los dorados, son cálidas.

Eso nos marca inmediatamente dos grupos de personas. A las que son de clasificación fría les quedan mejor los colores con bases más azules (azules, morados, verdes), mientras que a las personas con tonos más cálidos les quedarán mejor colores con bases amarillas (amarillos, naranjos y rojos). Eso aún puede resultarnos un poco ambiguo, por lo que iremos un paso más allá.

La segunda manera de reconocer nuestras paletas de color viene de la aplicación de la teoría más usada para definir nuestra paleta que es la denominada “estacional”, es decir, que agrupa a las personas de acuerdo a las estaciones del año y está basada en los colores de cabello, ojos y piel.

Primavera
Son personas que se ven más luminosas y tienen poco contraste entre el color del pelo, los ojos y la piel.
Ojos: Azules, celestes y verdes grisáceos combinado con cejas y pestañas claras.
Piel: Tienen piel clara, pero que se broncea en tonos dorados.
Pelo: Castaño claro, rubio o platinado.
Giselle Bundchen es primavera, sus tonalidades se perciben más parejas y sin contrastes.

Verano
Son de tono más frío, con piel rosada y que les cuenta llegar al tono bronceado.
Ojos: Azules grisáceos, avellana o verde azulado.
Piel: Tienen piel color blanco, más bien lechoso.
Pelo: Rubio, ceniza o café oscuro
Scarlett Johansson es verano, su piel tiene tonos fríos y pelo rubio.

Otoño
Su base de piel tiende más al amarillo.
Ojos: Cafés, miel, verdes y azules
Piel: Piel más cálida pero con toques rosados.
Pelo: Colores cobrizos y castaños que tienden al cobre.
Jessica Alba es representante de los colores de otoño.

Invierno
Pieles muy blancas y que tienen gran contraste con el cabello.
Ojos: Café oscuro, azul oscuro o verde claro.
Piel: Blanca, aceitunada o piel negra con tonos más azules.
Pelo: Negro azabache, castaño oscuro.
Lilly Collins es invierno, sus colores son muy contrastados.

Como podemos ver, primavera y otoño aplican para personas de pieles cálidas, mientras que invierno y verano aplican a tonalidades de piel frías, el resto dependerá del color de ojos y cabello. Esto significa que, si nos teñimos el pelo, podríamos variar de una estación a otra, por ende nada es absoluto.

La clave está siempre en probar A veces, por ejemplo, no es que el amarillo sea un color malo para algunas personas, sino que debemos revisar, de todas las tonalidades de amarillo, cual es la que nos queda mejor, atendiendo a que hay amarillos más fríos y verdosos y otros más cálidos. No es la idea prohibirnos ni privarnos de algo, sino que buscar dentro de la gama lo que mejor nos queda.

En un próximo artículo les hablaré sobre cómo elegir los colores de maquillaje de acuerdo acuerdo a nuestra piel y facciones.

Ferni Villalobos

Columnista

37 años, diseñadora, profesora y maquilladora. Hago libros, diseño exposiciones, practico yoga y juego con mi perro. Tengo piel mixta a grasa. Me encanta maquillarme porque puedo variar día a día y sentirme distinta jugando y probando cosas nuevas. Mis temas favoritos son: color, limpieza y tendencias.

  • Stephanie Epple

    gracias! excelente post,
    aunque aun tengo dudas sobre mi tonalidad, con los dos primeros si pude reconocer, pero no con las estaciones. Además tengo distinto color de piel en rostro, en comparación de brazos y piernas que las tengo mucho más bronceadas que la cara, no por el sol sino que de forma natural.

    Saludos!

    • Fernanda Villalobos

      Hola Stephanie!
      Qué bueno que te gustó el post.
      Mira, para hacerlo más simple, primero define si eres de tonos más cálidos y fríos. Otoño y primavera son cálidos, invierno y verano, son fríos. Y dentro de esto, define el nivel de contraste que hay entre tu piel y pelo, otoño e invierno son para mayor contraste, primavera y verano para un tono más parejo. Por ejemplo, eres de tono de piel cálido y más contraste con el pelo, eres otoño.
      Cuando existe diferencia de color entre rostro y piernas, piensa que igual se mantiene constante el ser cálida o fría, entonces no vas a tener mayores problemas.
      Suerte!

  • catalina monardes

    Qué maravilloso esto!!!!!