Tips para elegir tu base ideal

La aplicación de la base es uno de los pasos fundamentales del maquillaje debido a que con ella podemos unificar los diferentes tonos de la piel y cubrir leves manchas o imperfecciones del rostro, dejándolo más parejo y listo para continuar con el resto del maquillaje.

Hoy en día puedes encontrar una gran variedad de bases, las cuales tienen diferentes texturas, acabados y formatos, por lo que, a veces, te puede resultar difícil elegirla. Para ayudarte decidí hacer esta guía, la cual te permitirá escoger de manera más sencilla la próxima que te compres.

Para esto debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

Primero: Tipo de piel
Saber qué tipo de piel tienes es un factor muy importante. Una vez que lo identifiques elige una base para ese tipo de piel. La base se adaptará mejor y te durará más.

Piel seca:
Debido a que estas pieles requieren mayor humectación lo mejor es optar por bases más cremosas con acabado luminoso. Privilegia bases que no sean libres de aceites y que no tengan acabado mate, ya que harán que la piel se vea aún más opaca y deshidratada.
Si tienes este tipo de piel te invito a revisar el especial de bases de pieles secas que escribió María Paz.

Piel mixta: En general, este tipo de piel se caracteriza por tener la zona T con brillos y poros más dilatados, mientras que las mejillas permanecen más secas. Privilegia fórmulas hidratantes, pero libres de aceite y con acabados semi mates.
*Aquí te dejo el especial de bases para este tipo de piel escrito por Paty.

Piel grasa: el sello característico de este tipo de piel es el exceso de brillo, poros extremadamente dilatados, y frecuente presencia de espinillas. Para ella siempre debes privilegiar bases con acabado mate y libre de aceites.

2. Segundo: Colores
Siempre hay que tener en cuenta que la base debe ser del mismo color de nuestra piel, ya que su objetivo no es broncear, sino que emparejar. En las bases generalmente existen dos coloridos: amarillos o rosados. Mira tu piel. Hay más presencia de pigmentación rosa o amarilla? Si tienes más rosa elige una base con fondo rosado y si eres más amarillenta con fondo amarillo.

La pigmentación amarilla generalmente se encuentra en personas con pelo y ojos oscuros. Son pieles que tienden a broncearse, no a quemarse bajo el sol quedando rojas.
La pigmentación rosada se da más en personas con piel y ojos claros. Ellas si tienden a quemarse con el sol, sin obtener rápidamente un color bronceado.

La mayoría de las chilenas tienen pigmentación amarilla y un gran error es que eligen bases con fondo rosado por lo que la piel se les ve más gris.
Una vez que identificaste tu colorido tienes que elegir el tono de la base (más clara o más oscura) Si tu cara y escote son iguales en cuanto a intensidad puedes probarla en la línea de la mandíbula debido a que en esa zona se puede ver como se funde , evitando que exista diferencia entre el cuello y el rostro, pero si tienes diferencias entre rostro y escote es el tono del escote (del cuerpo) el que te guiará.

Así si tienes el escote más bronceado que el rostro, tendrás que usar una base del color del escote y si tienes el escote más claro que el rostro, tendrás que dejar el rostro un poco más claro. Así lograrás una uniformidad y no te verás de tonos diferentes.

 

3. Tercero: Cobertura
Como su nombre lo dice es el nivel cubritivo que tiene la base. Podemos encontrar tres tipos de coberturas y todo depende de tus gustos y necesidades.

Ligera: Conseguirás un acabado muy natural y es perfecto para pieles que no cuentan con problemas de acné o importantes diferencias de tono.

Media: Este tipo de cobertura se puede trabajar dependiendo de la cantidad que apliques. Al aplicar poca cantidad se obtiene cobertura más ligera y al continuar aplicando podemos lograr mayor cobertura, pero aún viéndose natural.

Alta: Logra cubrir casi cualquier imperfección que se tenga, pero su acabado suele ser más pesado y el resultado es menos natural.

 

4. Cuarto: Formatos
Hoy puedes encontrar una gran variedad de formatos, los cuales se adaptan a nuestras necesidades, todo depende de lo que busques.

Líquida:
Es la clásica. Todas las marcas de maquillaje cuentan con una base líquida ya que son las más versátiles para trabajar con la piel.

Barra:
Son perfectas para el cosmetiquero, ya que evitamos derrames y por su tamaño caben en cualquier lugar. Tienen buena cobertura y son muy fáciles de aplicar.
Es recomendable al momento de aplicar una segunda capa, ya que te puedes enfocar en los lugares que necesitan más cobertura.

Polvo:
Las bases en polvo varían de cobertura ligera a alta. En general, siempre viene en un estuche con su respectivo aplicador (esponja). Si tu piel es grasa este formato es la mejor opción, ya que al ser polvo permite de mejor manera neutralizar los brillos.

Cushion:
Están de moda. Su formato también es perfecto para llevarlo en el cosmetiquero. Unifican el tono de la piel, minimizan las líneas de expresión y reducen la apariencia de los poros. Este producto es adecuado para quienes buscan una cobertura ligera media.
5. Quinto: Aplicación
Aplicar la base de manera correcta te permite tener un mejor resultado y ayuda a evitar que queden partes sin cubrir no lográndose un resultado parejo.

En mi opinión, lo mejor es aplicarla desde el centro hacia afuera del rostro, ya que en esa zona generalmente hay más imperfecciones. También debes tener en cuenta las líneas del cabello, orejas y cuello para no dejar cortes que dejen ver partes sin base. Estas zonas hay que maquillarlas con el resto de base que quede en la herramienta con que aplicas tu base, ya que no requieres una cantidad excesiva de producto.

Siempre es mejor aplicar la base con alguna herramienta que con las manos, porque la base queda mejor esparcida, puedes controlar la cantidad de producto que deseas aplicar y el resultado es más prolijo.


Espero que te guste esta guía y te ayude a elegir de manera sencilla tu base de maquillaje.

 

Tere Lobos

Columnista

25 años, Administradora Gastronómica y Maquilladora. Me encanta estar al tanto de las últimas tendencias de maquillaje que se presentan en las alfombras rojas y fashion weeks. Fanática de los labiales y rubores. Preocupaciones: rojeces, poros, ojeras y brillos indeseados. Tipo de piel mixta seca.

  • Francisca Lorena Avila Santiba

    Muy buena guía, muy útil.

    • María Teresa Lobos

      Hola Francisca!

      Me alegro mucho que te gustara y sirviera la guía! ese era el objetivo.

      Cariños!